“DOGA”, YOGA CON TU PERRO

“DOGA”, YOGA CON TU PERRO

Doga, Yoga con perros.

El Doga, es una técnica que últimamente se esta extendiendo por todo el mundo y aunque por fin ha llegado a España, hay ciertas cosas importantes a saber antes de ponernos o apuntarnos a unas clases de yoga con tu perro. El Doga(pronunciado Doh-gah) de las palabras Dog y Yoga y no es otra cosa que Yoga con perros. Esta metodología nació hace como muchas otras en Estados Unidos, de la mano de Suzi Teitelman, instructora de Yoga incluyó a su perro en sus prácticas diarias de Yoga, llegando a darse cuenta del potencial tan beneficioso que suponía tanto para ella, como para su perro y el vínculo entre ambos.

Nuestras mascotas, viven compartiendo con nosotros nuestro mundo, por lo tanto también viven las mismas experiencias de estrés o relajación que nosotros vivimos, si que es cierto que les afecta de manera totalmente diferente, pero también hay que tener en cuenta que podemos ayudarles a tener una mejor calidad de vida en el medio urbano, compartiendo con ellos nuestros momentos de relax.

El yoga requiere cierta concentración y al igual que para nosotros hay que adaptarlo a cada persona, cuando hablamos de yoga con perros, no hay técnicas iguales para cada individuo, sino que el doga requiere de un proceso y periodo de adaptación.

En Kontigo, perseguimos siempre el bienestar animal en todas nuestras actividades, por lo que consideramos que para que un animal pueda entrar en una rutina beneficiosa de doga, es necesario un periodo de análisis, estudio y adaptación de cada individuo y su responsable.

Consideramos que el doga esta formado por el par responsable-mascota (entiéndase responsable como el dueño del perro o la mascota). Por esa razón, no permitimos que alguien que llega nuevo a nuestras sesiones, se introduzca directamente en el grupo de parejas ya establecidas en nuestras clases, sino que previamente hacemos un estudio personalizado con nuestros etologos y educadores caninos, de tal manera que una vez analizando el carácter y la situación que rodea al “par” responsable-mascota, podemos decidir cual es el mejor camino para que tanto el perro y su responsable puedan llegar a disfrutar juntos de esta experiencia.

Es muy importante entender que no se puede obligar a un perro directamente y sin aproximaciones sucesivas a un ejercicio que esta lejos de estar acostumbrado.

También es importante entender, que no todas las posturas que sirven para humanos, son beneficiosas para nuestra mascota. Por eso es necesario que nuestros profesores tengan una amplia formación en anatomía, fisiología y biología del animal.

Por todo ello, en el estudio previo al ejercicio, analizamos los límites que nuestra mascota tiene a la hora de poder practicar esta maravillosa técnica.

“No es lo mismo un carlino, que un dogo”

Adaptación es la clave del DOGA.

Sino atendemos a estas premisas, estamos partiendo de una base errónea llegando incluso a perjudicar y conseguir estresar a nuestra mascota y eso no son los objetivos que perseguimos con el doga.

“Lo que nos gusta a nosotros, no tiene porque gustarle o ser bueno para nuestra mascota”

NO HUMANICES.

El Doga, yoga con perros  ha llegado por fín a Madrid.

RECUERDA:

Todos los beneficios del curso van destinados a protectoras, asociaciones y a proyectos de conservación, investigación y educación.

CONSULTA NUESTRA LISTA DE PROYECTOS

Para pedir el programa detallado del curso y RESERVAS contactar en el siguiente correo electrónico:

info@kontigo.es

yosoy@borjabg.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*